17 may. 2010

DIO Que Estás En Los Cielos (1942-2010)


La semana pasada Frazzetta y ayer mismo Ronnie James Dio sucumbió a un cancer de estómago que se había hecho público a finales del año pasado. Nos ha dejado un cantante místico buscador de espíritus, mata-dragones, creador del puño y los cuernos, encandilador de bestias pardas como Ritchie Blackmore o Toni Iommi, juglar del heavy, entretenedor de audiencias enormes a las que manejaba con un giro de su mano, compositor de letras llenas de arco iris, incansable luchador y, sobre todo, uno de los mejores músicos de la historia del Hard Rock (y si a esta frase le quitamos ese "del Hard Rock" sigue siendo correcta).

Casi cuarenta años han pasado desde que se publicó el disco de debut de "Elf" (1972), que fue una de las primeras exposiciones a la fama del susodicho. Producido por Roger Glover (primer indicativo de que el pequeño gran vocalista acabaría formando parte de la saga Purple), la élfica portada ya empezaba a vislumbrar el gusto del caballero por damas del lago, magos y dragones pero sobre todo las ganas de romper de un caballero pequeño de estatura, pero destinado a la grandeza. Un brindis por el más grande y un recorrido cronológico por mis tres discos favoritos -una trilogía redonda- en los que reventó tímpanos con su magia:

-RAINBOW "RISING" (1976)


Pongo el "Rising" porque tengo que elegir solo uno de las tres obras maestras de estudio que el grupo en solitario de Ritchie Blackmore grabó con Dio de frontman. Este disco fue el segundo de la formación y supuso el asentamiento total del mil veces imitado "estilo Rainbow", con melodías enigmáticas, influencias de la música clásica, letras que tendían al rollo espiritual y trallazos en la sección instrumental de los que dejan huella. En cuestiones de tándems compositivos, el binomio Ritchie-Dio está, para mi, a la altura del Gilmour-Waters o incluso el McCartney-Lennon, o sea que lo que podía haber salido de ahí de haber seguido juntos podía haber sido glorioso. Como demuestran canciones como "Run With The Wolf" y su hard monolítico, la apertura psicodélica de "Tarot Woman" que desemboca en un riff de los que se clavan, la extensión instrumental de "Stargazer" en un tema épico-excesivo -grabado a pachas con la Filarmónica de Munich- que dejaba en bragas algunos de los experimentos rocosos de los Zeppelin, el macarreo de "Starstruck", en fin, un disco al que no se le puede poner ni quitar nada. SUBLIME.

-BLACK SABBATH "HEAVEN AND HELL" (1980)


Cuando Ozzy Osbourne salió aleteando del combo británico de rock duro horripilante (en el buen sentido), Iommi, guitarra y alma mater del grupo se jugó el respeto de la audiencia reclutando a un cantande opuesto a su antecesor. Lo que en Ozzy era más carisma antes que voz, en Dio se trasmutaba en unas cuerdas vocales como una locomotora y una mayor presencia en el proceso compositivo. "Heaven And Hell", además de darle mil vueltas en calidad y experimentación a los tres últimos discos con Ozzy ("Never Say Die" es un discazo, pero desde luego no aguanta el paso del tiempo como el que nos ocupa) los sabáticos negrunos accedieron a toda una nueva audiencia rebotada del éxito de Rainbow y de otra atraida por la súbita irrupción de la estructuración de canciones y la melodía sin desbarres en el seno de los Black. ¿El resultado? Otra pieza angular de altos vuelos, desde el progresivo cañero de "Heaven And Hell", al buen rollo negruzco de "Lady Evil", la rabia contenida -y luego liberada- de "Children Of The Sea" y otros varios monumentos musicales más.

-DIO "HOLY DIVER" (1983)


La experiencia acumulada y sus tiras y aflojas con todos los compañeros con los que había trabajado anteriormente culminaron en este, su primer disco en solitario y otro referente para la historia del rock más duro. La mezcla perfecta entre Rainbow y Black Sabbath fructificó en una colección sin fisuras de auténticos himnos que siguen siendo coreados en cualquier lugar en el que suenen. El tema título -reminiscente de sus Sabbath del "cielo y el infierno"-, el imprescindible y emocionante "Don´t Talk To Strangers", la belleza de "Rainbow In The Dark", el disparo a todo trapo de "Stand Up And Shout", el groove de "Straight Through the Heart"... sobran las palabras.

Son solo los tres imprescindibles, aquellos por los que será recordado "ad aeternum", pero tampoco hay que perderse los demás discos grabados con Rainbow (directos incluidos), ni el "Mob Rules" de los Sabbath, igual de original y monolítico, ni "The Last In Line" en solitario. Tantos y tantos.

En estos casos el dolor de los que le seguimos es aun más grande porque su voz aun estaba en perfecto estado a sus 67 años. Es cierto que sus últimos discos eran un poco repetitivos y demasiado machacones, con las mismas temáticas y melodías que le hicieron famoso. Y también sus actuaciones solían repasar una y otra vez los mismos temas, sin ninguna novedad escénica o musical que consiguiera estar a la altura de sus canciones clásicas. Pero ¿Sabéis? ahora me encantaría que sacara un nuevo disco -me daría igual su calidad o ausencia de ella-, y daría dinero por que volviera a cantar ese mismo repertorio por enésima vez... Pero en fin. Como siempre en estos momentos, hay que pensar en la verdad absoluta de que el hombre se ha ido... pero no del todo. Hay discos y dvd´s de sobra para demostrar que sigue ahí.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Viñetas o Vinietas/z que no es lo mismo pero es igual (o llámeme simplemente Joderman, Amo y Señor de la Insoportabilidad o si gusta, Doctor Esquizofrenstein) dijo:

Le ví muchas veces en la serie de documentales Las Siete Edades del Rock que el excelente canal de cable VH1 suele rotar por estos lares. Alguna vez apareció opinando en especiales dedicados a la fantasía heroica o espada y brujería.

Creo haber escuchado uno que otro tema suyo.

Ruego me perdone.

Le conocía muy poco.


Seguro estoy que me perdí de mucho. Muchísimo.


Aún puedo enmendar eso. Es tiempo...es tiempo...

PEPE CAHIERS dijo...

Buen post señor Wolfville, a la altura del homenajeado. Le felicito.

Belknap dijo...

Que En Paz Descanse.

P.D.: ¿Quién sera el proximo?