26 abr. 2010

KIM BAUER A TRAVÉS DEL PAIS DE LOS ABSURDOS Y LO QUE ENCONTRÓ ALLÍ


Advertencia 1: Esta entrada sobre las surrealistas peripecias de Kim Bauer estará ilustrada con sugestivas poses de la actriz que la interpreta, lo cual me pareció más interesante que poner sosas capturas de los capítulos. Si tiene alguna duda feminista consulte a su farmacéutico.

Vaya por delante que solo he visto las dos primeras temporadas de "24" -adrenalítico pastiche de espionaje y policiaco con toque patriótico y carisma ochentero- y si bien las he disfrutado como el despiporre escapista que son, no he podido evitar hacer referencia a línea argumental que sigue en esta segunda temporada la hija del personaje principal: Kim Bauer (interpretada por Elisha Cuthber). La tendencia al más dificil todavía, o el "a ver de que nueva forma podemos hacerselas pasar putas a los personajes", no solo consigue poner al limite la paciencia (o el masoquismo) de los espectadores, sino que además alcanza -en el caso de la señorita Bauer- nuevos nivéles de gilipollez surrealista que no desentonarían en alguno de los abortos de Jesús Franco. Como en este blog preferimos las analogías carrollianas -y más ahora que está de moda el mundo de Alicia y su Pais de las Maravillas gracias a la última soplapollez de Tim Burton, vamos a repasar las delirantes aventuras de Alicia-Kim en la salvaje america del capitalismo galimatazo. Y si no, al loro:

Advertencia 2: Los pasos que da Kim Bauer en esta temporada de "24" serán reflejo de los movimientos de ajedrez de Alicia en "A través del Espejo y lo que Alicia Encontró Allí". Aquellos estudiosos que vienen defendiendo en algunas ediciones críticas que los movimientos de las piezas en la novela de Lewis Carroll no tienen sentido, quizás deberían echarle un vistazo a esta saga de "24" para descubrir el verdadero significado del sinsentido.

ALGUNOS SPOILERS -Eso sí, bastante ridículos- DE LA SEGUNDA TEMPORADA DE 24 (Quien no quiera leerlos que siga estudiando las imágenes)


PRIMER MOVIMIENTO: KIM TOMA LA NIÑA Y CORRE

Vale, a ver. Va a explotar teóricamente una bomba nuclear en Los Angeles, así que el ínclito Jack Bauer (Kiefer Sutherland más cabreado que nunca) le dice a su hija, con la que no se encuentra en muy buenos términos, que se pire de la ciudad. La chiquilla, además de ejercer de nena a la que salvar en cada temporada, se está ganando unas perrillas haciendo de niñera para un matrimonio en crisis. Pero Kim no se da cuenta hasta más o menos el final del primer capítulo, del tipo de crisis de la que estamos hablando. De hecho el marido, un energúmeno con un siniestro aire a Dexter, resulta que pasa su tiempo libre repartiendo ostias entre su mujer y su hija, a la que, en un arrebato de niñera-coraje la benjamina Bauer secuestra del hogar conyugal para alejarla de las garras de semejante maltratador. ¿A que es mucha casualidad que precisamente el mismo día que se lía el cipostio de la bomba atómica -obligando a Jack Bauer a salir de su retiro- se líe otro cipostio doméstico en el que la hija del susodicho se ve envuelta? Pues si eso os parece raro esperad acontecimientos.

Porque se da la circunstancia de que a la chavala no se le ocurre otra cosa para escapar que robarle el coche al abusador de esposas e hijas, reclutar a su novio hispano -de origen, porque de pintas parece tan yanki como los demás- y salir por patas del estado. Y en este estado de cosas resulta que, el azar ataca de nuevo, un policía los para en la autovía por exceso de velocidad. Bueno, la multa por correr no se la quita ni Perry Mason pero eso parecerá poca cosa cuando el agente que les ha dado el alto (un clásico espécimen con sombrero y panza) descubra en el maletero... ¡¡¡El cadáver de la esposa del maltratador!!! El sujeto, ahora un psycho en toda regla, da a entender que a su mujer se la ha cargado la niñera zumbada roba-coches, así que a Kim le tocan unas horitas -es decir, unos episodios- de interrogatorios y presión policial. A la niña se la quitan y a su novio le entra el bajón. Que perra es la vida. Pero no se vayan todavía, aún hay más.

SEGUNDO MOVIMIENTO: KIM EXPLORA LA AMÉRICA PROFUNDA

El novio hispano de Kim, que además es tonto del bote, sugiere mientrás les llevan en el coche patrulla que enciendan una cerillita y provoquen un accidente para escaparse (les acusan de asesinato, pero es que además ellos saben que una bomba se cierne sobre sus cabezas, así que la presión es notoria). Dicho y hecho. Por poco no se cargan al comedor de donuts que conducía y encima el hispano resulta dolorosamente herido en la colisión. Kim hace su segundo movimiento y se adentra en un frondoso, oscuro y sospechoso bosque. Supongo que había sitios mejores a los que ir, pero no olvidemos que nuestra heroína no le tiene miedo a nada.

A la casualidad, no contenta con poner a Kim de niñera de un psicópata y colocar el cadáver de su esposa en el coche robado que conduce la pobre, se le ocurre que podría hacer que Kim llegara a una misteriosa cabaña en la que habita un no menos sospechoso indivíduo (armado y con gorra) que la invita a refugiarse con él. El chaval tiene un bunker en su sótano con pistolas, bombas y metralletas como para participar en la tercera guerra mundial, porque dice que es precavido. No solo nuestra protagonista demuestra su valía aceptando la proposición de tan patibulario personaje, sino que encima accede a usar su ducha y aparecer posteriormente en su salón con una camiseta pegada que marca sus pezones de forma incitante. Enviando mensajes ocultos que cualquier psicópata paleto de cabaña en bosque sabría interpretar sin problemas como "He aquí a tu nueva víctima". ¿Después de esto la sufrida Kim recapacitará de su exótica conducta y huirá a todo correr de tal cámara de los horrores? ¡No! El tipo de la cabaña le cuenta un cuento -que la bomba ya ha estallado, porque su radio no capta más que estática- y la invita a que ambos se metan en el bunker (cerrado a cal y canto) para protegerse de la lluvia radioactiva. ¡¡Ole, Kim!!

TERCER MOVIMIENTO: KIM SIGUE ENCONTRÁNDOSE CON HISPANOS IDIOTAS

Por suerte el paleto de la gorra resulta ser solo un becerro en busca de amor y comprensión, así que Kim se pone farruca, le coge una pistola y se larga en pos de nuevos horizontes. ¿Que aguardará a nuestra aguerrida protagonista? ¿Dejará el destino de ponerla en el punto de mira de las casualidades más bizarras? Agarraos que vienen curvas. La muchacha se topa con una gasolinera que regenta otro sujeto con pinta de violar niños en sus ratos libres, pero Kim consigue que, a pesar de la tardía hora, el tipo la deje entrar en la gasolinera para usar el baño. No sin antes cerrar la puerta de entrada con llave... ¿Ha entrado la pobre chavala en otra cueva de víboras? Pues en realidad no. Pero una vez más un giro de guión espectácular consigue dejarnos con ojos como platos. Justo cuando Kim se está subiendo los pantalones y se dispone a largarse del lugar, aparece un hispano desquiciado que quiere entrar en la gasolinera por la fuerza. El violador de niños dice que nanay, que estas no son horas, pero el chaval -que pronto descubriremos que es todavía más imbecil que el anterior hispano de la trama- tiene a su mujer embarazada en el coche y acaba rompiendo la cristalera de entrada, amenazando al gasolinero y a Kim, nuevamente en el centro de todos los frentes.

¡Maldita suerte! Como diría Hamlet, pero es lo que tiene ser una runaway girl, así que a apechugar -y de pechugas, Eliza Cuthbert entiende un rato-. El gasolinero llama a la policía, la policía aparece misteriosamente a tiempo y el hispano forcejea con el gasolinero por la posesión de la pistola de Kim y se produce un disparo. El hispano, que solo quería unas cositas de última hora, se ha cargado a un hombre por accidente, tiene a Kim de rehén un poco a la fuerza y a toda la policía de la zona sitiándole. ¿Quien es el que está en el sitio equivocado en el momento equivocado? Tenemos tres opciones:

A) El hispano majareta: Que por un malentendido cuando iba a comprar complementos, se encuenta convertido en asesino y secuestrador.
B) Kim Bauer: Que a estas alturas es ya una veterana en lo de aparecer por arte de mágia donde más follones hay.
C) El espéctador: Que lleva ya varios episodios preguntándose si el guionista se está cachondeando de él y si quizás no estaría mejor en otra parte antes que viendo tal sarta de chorradas.

Menos mal que todo tiene su fin. Kim se escapa, corre hacia la policía y se pone a salvo. El hispano es capturado y ella, una vez que se comprueba que el asesino de la mujer del maletero no fué otro que su esposo el maltratador, es puesta al fin en libertad. Pero una última jugarreta del destino le espera a la infortunada Kim.


CUARTO MOVIMIENTO: KIM VUELVE A LA CASILLA DE SALIDA


Pues sí, al fin terminamos este periplo de desazón, casualidades absurdas y encuentros en la bastarda fase con Kim en manos de la poli y siendo devuelta bajo el manto protector de su padre. Estamos en el episodio 22 o así y solo quedan dos horas más para que termine este pisto, y entonces la benemérita yanki no tiene otra idea mejor que hacer que Kim recoja sus cosas de la casa donde estaba empleada al principio de la historia. ¿Y a que no sabéis quien aparece por allí justo en el mismísimo momento en que Kim entra por la puerta? ¡¡¡ El maltratador asesino, of course!!! Que rapidamente se carga al único agente que han mandado para escoltar a Kim y vuelve a amenazar la vida de la chica que se mete en más fregados desde Helena de Troya. Esto si que es un Deus Ex Machina y lo demás son pamplinas. Asi que nada, toca correr otra vez y enfrentarse en duelo final con el siniestro chavalote, en un momento de la trama en el que ya nos importa todo tres pepinos y lo único que podemos hacer, en lugar de sorprendernos o excitarnos ante el peligro, es descojonarnos sin parar.

En fin, eso es todo amigos. Tengo la teoría de que uno de los dos guionistas de la serie se ocupó de la historia de Jack Bauer y la amenaza atómica en Los Angeles mientras que el otro se lo pasó bomba -nunca mejor dicho- con unas aventuras, las de Kim, que ni tienen hilazón alguna con la trama principal, ni ningún tipo de sentido o coherencia narrativa, ni pasaría absolutamente nada si se eliminaran del metraje de la serie. Y como, a pesar de la estupidez de toda esta sub-trama, este blog se caracteriza también por la incoherencia, el sinsentido y el disparate como bandera, tuve que dedicarle un homenaje a tal sarta de patochadas. Dignas de formar parte del mejor teatro del absurdo de todos los tiempos.

6 comentarios:

PEPE CAHIERS dijo...

¡Que canalla! Acaba de ilustrar usted su artículo con una de mis debilidades, Elisha Cuthber. Los bodrios de película que me he tragado solo por ver a tan cándida muchacha.

Wolfville dijo...

Si entre esos bodrios se encuentran cosas como "La Casa de Cera" o una que ni me acuerdo del título en la que la secuestraban, yo también he caido en ese pecado de lujuria cinéfila XDD

PEPE CAHIERS dijo...

Ese bodrio infumable se titulaba "Captivity" del director de "La Mision" y "Los gritos del silencio". ¡Que cosas terminan haciendo algunos directores!

Anónimo dijo...

Viñetas o Vinietas/z que no es lo mismo pero es igual (o llámeme simplemente Joderman, Amo y Señor de la Insoportabilidad o si gusta, Doctor Esquizofrenstein) dijo:

Por Mitra, yo a esta moza le sigo el rastro desde Mecánica Popular para Niños. ¡Cuánto semen vertí en su nombre!!

De las aventuras veinticuatroñosas, ni puta idea. Ya en su abandonao flog (¿se nota la indirecta? XD) le comenté que en lo concerniente a teleseries, estoy ultradesfasado...

Ahorita toy enganchado (otra vez) con El Zorro (de Walt Disney y Guy Williams, of course), por ejemplus. Están en la saga de El Águila.

"¡Lanceros, lanceros!!"

Belknap dijo...

Buenas, ¡ que lindas fotos de Elisha ¡ Un saludo !

MSousa dijo...

Y eso que faltaron mas horrores de Kim... en el bosque es mas tonta que un jaguar y cae en una trampa de jaguar y casi es asesinada por el jaguar que fue inteligente para no caer ahi y cuando fue a CTU con la nena buscando ayuda que cosa, que justo ese dia explota una bomba ahi matando a medio mundo....

y para matar al asesino padre de Megan Jack le dice por telefono un tutorial de disparar un arma...

babosaaaaaaaaaaaa