14 mar. 2010

SHERLOCK HOLMES DESPUÉS DEL CHOCOLATE


Este hombre come poco y mal, esta claro.

¿Harto de ver al gran Holmes como un espigado figurín decimonónico estilo Peter Cushing o Rupert Everett? ¿Hastiado del Sherlock fibroso de Robert Downey Jr.? ¿O del enjuto de Basil Rathbone, Matt Frewer o Arthur Wontner? Estamos de acuerdo en que todas estas manifestaciones están en sintonía con las descripciones de Arthur Conan Doyle en sus escritos sobre el gran detective, pero en múltiples ocasiones Hollywood, la BBC o el que tocara, ha decidido proponer una versión más pasada de peso del personaje. ¿Enriquecedor? ¿Humanizador? ¿O simplemente ridículo? Opinen ustedes, irregulares:

-REGINALD OWEN en "Estudio en Escarlata".

En 1933, antes de que Basil Rathbone se pusiera la gorra caza-zorros y de que Nigel Bruce balbuceara bajo el bigote del Dr. Watson, ya existían docenas de Sherlocks cinematográficos. Uno de ellos, por pura cabezonería,fue Reginald Owen que unos años antes ya había interpretado a Watson. Si bien la gordura fue una de las constantes del buen doctor en pantalla casi desde los inicios del celuloide, lo de un Holmes fondón era casi inédito -si obviamos algunas entradas en carnes otoñales de iconos como William Gillete o Ellie Norwood, claro-, así que podemos considerar a Owen todo un pionero.

Una papada elemental

GEORGE C. SCOTT En "El Detective y la Doctora"

De acuerdo, George C Scott no interpreta a Sherlock en este film de 1971, sino a un tipo que está de psiquiatra (por que va al psiquiatra y por lo zumbado que está) que en sus momentos "gaga" se cree el famoso detective de Conan Doyle igual que otros emulan a Napoleón. Sin embargo creemos que esa imágen icónica del gorro de cazador y el gabán a cuadros envolviendo tan magras y majestuosas carnes debe ser merecidamente destacada. Y esta claro que Scott interpretando a un Holmes falso y por muy gordo que esté, le da mil vueltas a muchos actores que interpretaron a un Holmes canónico. Elemental.


MICHAEL CAINE En "Sin Pistas"

Uno de los mejores actores (y sin lugar a dudas el más molón) del mundo, Sir Michael Caine también hizo un Sherlock de pega en este divertidísimo homenaje al detective. Un actor de capa caida es contratado por el Dr. Watson -verdadero cerebro tras la leyenda de Holmes- para que insufle vida a su creación de cara a los medios. El alcoholismo irridento y vida disipada del susodicho intérprete quizás son la justificación para esos kilillos de más que luce durante la historia. Un pastille paródico disfrutable 100% con momentos memorables como las juergas de Sherlock en antros de mala muerte, la participación -¡¡al fin!!- de la señora Hudson en una aventura, las deducciones trasnochadas y, por encima de todo esa frase "¡¡Pero Watson ¿Qué hace?!!" gritada por un Caine pletórico en cierta escena en los muelles de Londres.


PATRICK MCNEE En "Hound Of London"

El mítico "Vengador" sesentero, que ya había interpretado a Watson en un par de ocasiones para el Holmes de Christopher Lee decidió pedir un ascenso y se metió en la (obesa) piel del detective en este oscuro telefilm de bajo presupuesto perpetrado en 1993. Aparentemente, y según el IMDB, una de las peores películas sobre el genio de Baker Street jamás rodadas, en la que se enfrenta a Moriarty en un turbio asunto relacionado con la reputación de una dama. Irene Adler también aparece formando parte de lo que se ha descrito como un casting mediocre. Lo de la referencia al "Hound" del título se me escapa. Sin duda una pieza casi prescindible para cualquier fan completista, pero totalmente esencial para nuestro ranking de Sherlocks ajamonados.

EDWARD WOODWARD En "Hands Of a Murderer"

Un veterano intérprete que interpreta a un Holmes con una apariencia que podríamos confundir facilmente con la de su hermano Mycroft. Realmente la clave de este telefilm de 1990 es la de romper moldes, dado que Moriarty es un jovenzuelo -y más aun comparándolo con su némesis- que se escapa de la horca de forma espectácular, secuestra al propio Mycroft e incluso tiene un interés amoroso por ahi perdido. Realmente la apariencia de Woodward, alejada de los canones que siempre asociamos a Holmes, es quizás la traición menos grave a las historias originales que encontramos en este experimento.

ANTHONY D.P. MANN En "The Hound Of The Baskervilles"

Estamos ante la joya de la corona. Una producción independiente rodada sin presupuesto por un actor casi de serie Z con mucha voluntad y convencidísimo de estar realizando una obra maestra. El señor Mann es un comediante y actor canadiense que ha interpretado en radio y en sub-productos videográficos a Holmes, Drácula y a muchos otros iconos. Todo ello independientemente de su idoneidad física para dichos papeles. Un esforzado soñador que me recuerda mis tiempos infantiles aquellos en los que me pintaba la cara de negro con los lápices de mi madre y protagonizaba obras de teatro sobre hombres-lobo con mis amigos y vecinos. Un marmolillo que merece el premio al Sherlock más poco Sherlock de la historia de la humanidad (sí, peor incluso que Roger Moore).


Hemos obviado algunas contribuciones como la de Ian Richardson en "Murder Rooms", porque al fin y al cabo el personaje a interpretar es el Dr. Bell, que estaba en peor forma física que al personaje fictício al que inspiró. Y también las últimas etapas de la mítica serie de Granada Televisión en la que Jeremy Brett engordó kilos y kilos debido a su triste enfermedad y la medicación que necesitaba. En sus propias palabras se parecía más a un Buda que a la creación de Doyle. Pero no ahondaremos más en un asunto totalmente ajeno al tono de este estudio, evidentemente absurdo, gratuito y enfocado al más descarnado cachondeo.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Otto Rank dijo (no tan indignado como debiera pero tampoco excesivamente dócil como hubiera podido ser):

Herr, mi disciplina e ideología me obligan a repudiar la retahíla de falacias que usted _ en un soberano esfuerzo de inútil erudicción _ trata de otorgar al detective. No, no, no, no señor mío, no me arquee las cejas o frunza el ceño al tiempo que piensa "¿qué condenada hierba haitiana se ha fumado, aspirado, inyectado o supositoreado este varón?", pues su comprensible (aunque decepcionante también) idealiasmo victoriano no escatima argumentos a la hora de nutrir a una figura pública con cualidades inverosímiles, en tanto descarta el motor inconciente del personaje a tratar, no obstante presumir de un halo satírico que cubre, convenientemente, su nocivo romanticismo.

Sepa señor, que Herr Holmes descansó varias veces en nuestro diván; descansó, si (si se entiende el descanso en la acepción que el Ello otorga), pues las trabas racionales del hidalgo eran menguadas por una ebullición de pensamientos reprimidos a lo largo de años de castrante severidad analítica. Lo que descubrimos dejó perplejo incluso al maestro Sigmund; tras la adusta majestuosidad del manhunter, latía, desesperado, un crisol de recuerdos, excesivamente deliciosos para quienes nos dedicamos a la arqueología de la psique, y obviamente, repulsivos para los reaccionarios que aún piensan en el hombre como un ángel caído (y no un simio erguido).

Herr Holmes se hizo detective a raíz de la infinita desconfianza que le suscitaban las mujeres. Las mujeres, siempre las mujeres, aquellos precarios seres cultores de la histeria, de atractivo físico relativo y constante envidia por el pene. Esta neurosis, este trastorno obsesivo compulsivo dirigido hacia el bello (y débil) sexo tuvo un empuje extraordinario al sorprender _ siendo un niño de nueve años _ a su madre en trámite copular con su mentor de ese entonces, el profesor James Moriarty. Siguiendo el infalible esquema de nuestro profeta austríaco, el Edipo no resuelto de Holmes devino en una aversión brutal hacia las féminas, mientras su recelo por las figuras paternas, receptoras de autoridad, convirtióse en una generalización desmesurada; habitual mecanismo de defensa en casos como este: "todos los hombres son unos criminales embusteros, así como todas las mujeres son unas furcias traicioneras. Si mis padres y mentores lo fueron ¿por qué no han de serlo también los demás?"

De ahí, a la sodomía practicada con el doctor Watson, había un paso. Y no, no es una calumnia o una hipótesis antojadiza, el mismo galeno nos confirmó los encuentros carnales que sostuvo con su colega, cuya culpa y/o vergüenza fue obviada con otro mecanismo defensivo: la sublimación. Al parecer, Sherlock convenció al buen doctor en que la introducción de su falo en el ano de John Hamish, permitirían aliviar a este último de los gases que le aquejaban; según un "heterodoxo método y por demás infalible (palabras textuales del sabueso inglés, nos dijo Watson) practicado desde tiempos inmemoriales por una tribu de Namibia..."

¿Le quedan claros estos aportes, Herr Wolfville, o necesito profundizar más en la caótica trinidad (Ello, Yo, Superyó) de su admirado paladín?

Cuidado que su fascinación por los fenómenos circenses le haga obviar las múltiples taras que sostienen a estos individuos.

Anónimo dijo...

La Mujer dijo (excesivamente airada, ella sep):

Otto, eunuco físico y mental, tu devoción por la bazofia de cualquier índole te impide ver el resplandor de un ser excepcional.

No desperdiaciaré mi tiempo intentado contrastar las numerosas virtudes del Mr. Holmes con la mugre que expide tu mediocridad, únicamente te daré un consejo:

Consíguete un supositorio bomba y úsalo rápidamente. Ya sabes, el estreñimiento suele provocar mal humor, envidia o ideas delirantes. Y mientras estés introduciendo esa cosita en tu recto, grita a todo pulmón: "¡Dios salve a La Reina!"

Anónimo dijo...

Viñetas o Vinietas/z que no es lo mismo pero es igual (o llámeme simplemente Joderman, Amo y Señor de la Insoportabilidad o si gusta, Doctor Esquizofrenstein) dijo:

Herr Rank, ¿no cree que los comentarios de quien manifestó "el primer trauma del ser humano es el nacimiento" han de ser tomados con mucha suspicacia, por decirlo menos?

Anónimo dijo...

Karl Abraham dijo (con cierto aire chulesco):

La exposición de nuestras miserias genera rencor en quienes creían en la veracidad de añejos cuentos, ya se sabe: síntesis de la Creación, rey de la Creación y demás...

Anónimo dijo...

Carl Gustav Jung dijo (vía ouija internáutica-bloguil):

Flectere si nequeo superos, Acheronta movebo.

("Ya que no puedo conjurar a Los Superiores, moveré el Aqueronte." o "Si no puedo invocar a los dioses del Cielo, conjuraré a los del infierno.")

De La Eneida de Virgilio, citada por Freud en La Interpretación de los Sueños.

Herr Freud y sus discípulos siempre tuvieron una predilección por buscar tesoros en las letrinas.

Algo lógico, si se medita. Quien carece de la talla suficiente para tocar los cielos o de las níveas alas para navegar en esos parajes, se resignará con retozar en cualquier ciénaga. Lo preocupante es que le otorgará a su pantano la categoría del Paraíso, Olimpo o Valhalla...

Anónimo dijo...

Viñetas o Vinietas/z que no es lo mismo pero es igual (o llámeme simplemente Joderman, Amo y Señor de la Insoportabilidad o si gusta, Doctor Esquizofrenstein) dijo:

Amén, maese Jung, amén.

Usted siempre tan preciso, tan oportuno...

Wolfville dijo...

Dos cosas:

1-Precisamente estoy viendo ahora "Elemental, Dr. Freud", ese pastiche sesentero con Robert Duvall de Watson en el que al fin sientan al detective en el dichoso diván.

2-¿Sabe usted ya que Cronnenberg está a punto de rodar una peli sobre la relación de Carl Jung (Michael Fassbender) con Sabina Spielrein (Keira Kightley), pionera del psicoanálisis y en la que también aparece Freud (Viggo Mortensen)?

Respecto a las polémicas de salón que se crean entre tan ilustres lectores de mi blog, a ello solo puedo decir... ¡Elementalmente deliciosas!

Anónimo dijo...

Viñetas o Vinietas/z que no es lo mismo pero es igual (o llámeme simplemente Joderman, Amo y Señor de la Insoportabilidad o si gusta, Doctor Esquizofrenstein) dijo:

Y en esa trasnocháa peli sale el Merlín de la magistral Excalibur johnboormanista haciendo de Holmes psicoanalizao.

¡Nein, nein, nein, nein!!

Mierdiciones carajoderientas, tenía entendío que el canadiense taba enfrascao en la realización de una teleserie pa cable que adaptara los comics de Charles Burns.

Mis agentes tan muy relajaos, caray. Ya no traen informes confiables. Quizá hasta se los inventan sin rubor alguno.

Eso me pasa por otorgarles aguinaldos y vacaciones. Maledetos desagradecios...

¿Keira Kightley? ¿Wtf? ¿pondrán al Carlos Gustavo como pionero en el tratamiento de la anorexia?

Chiste ultratópico pero irresistible. Dispense.

En fin, es muy interesante lo que vuesa merced dice sobre el próximo proyecto cronenbergiano. Fácil que por ahí se las ingenia pa inocular (nunca mejor dicho, XD)sus obsesiones. A lo mejor vemos al Jung abandonar sus dogmas freudianos y hasta cambiar de expresión, al ser invadío por una ráfaga de viento proveniente de la cripta de alguna catedral gótica cimentaá sobre un adoratorio brahmánico...


Y ahora, sin que vengan a cuenta, dos infames acrósticos hechos a la jasonvoorheesista edá de 13 años (experimente nuevos niveles de vergüenza ajena, maese):

C asi similar, si es que no idéntico, al sacro temor que descubrí al

H acerme una idea de Dios, fue verle enfundando en negro, con el

R ojo goteante cubriendo sus colmillos y labios, al tiempo que

I nquietantes modales iban adoptando todos aquellos que

S e acercaban a él.

T ras su milenaria altivez y sombrío poder,

O stentaba el vampiro la personalidad del intérprete idóneo,

P erfecto, aquel quien valiéndose de

H erméticos códigos, logra insuflar

E ternidad a sus creaciones, como si su nombre

R eal destinado estuviera a diluirse en medio de


L os titanes y monstruos que supo ofrecer.

E s su sello, su estandarte,

E gregio legado vencedor del olvido.



G igantesco reptil de atómico amanecer, ¿es el terror que nos

O torgas, merced a destrozadas ciudades y dolor por doquier, el

D ivertimento inocente que tu corazón gesta tras esa piel escamosa?

Z arrapastrosas legiones van hacia tí como al atávico tótem de una virtud

I nmemorial, en cuyas fauces se ha de aplacar el

L lanto de quienes sintieron tu voluntad azarosa.

L ento, muy lento, caminas por este mundo nuestro, ahora yermo y

A ntiguo, pues en tu simiente reposa el futuro esplendor de la tierra...

Anónimo dijo...

Viñetas o Vinietas/z que no es lo mismo pero es igual (o llámeme simplemente Joderman, Amo y Señor de la Insoportabilidad o si gusta, Doctor Esquizofrenstein) dijo:

Por cierto, sobre Jung, "molaría que te cagas" (como dicen por ashá) una peli, novela o comic que narre lo acontecido en su _ poco estudiado _ fin de semana perdido en Italia.

Fin de semana perdido en Bomarzo, para ser más específico. Y en el legendario bosque de los monstruos de piedra, pa serlo aún más.

Una cinta así quizá requiera de la sensibilidad de un Terry Gilliam y no de un Cronenberg...

A versh también cuando se hace algo _ a nivel historietístico y cinematográfico _ con la bellísima novela Bomarzo de Manuel Mujica Láinez...

Anónimo dijo...

Viñetas o Vinietas/z que no es lo mismo pero es igual (o llámeme simplemente Joderman, Amo y Señor de la Insoportabilidad o si gusta, Doctor Esquizofrenstein) dijo:

Oiga, por cierto, ¿su correo electrónico siempre es stympor _ o algo así _ @...? Es que estoy terminando un dibujo apócrifo sobre los personajes de su novela victoriana cazafantasmagórica, y me gustaría enviárselo pa horror suyo...

Wolfville dijo...

stympor@hotmail.com

Yo le tengo a usted en el messenger, pero entro en él muuuuuy poco.

¿Un apócrifo sobre mis personajes de la novela victoriana? ¿Sin haberla leído? Además de gran artista es usted clarividente, maldita sea. Un auténtico visionario, y no el puto Zack Snyder ese.

Gracias!!

Anónimo dijo...

Viñetas o Vinietas/z que no es lo mismo pero es igual (o llámeme simplemente Joderman, Amo y Señor de la Insoportabilidad o si gusta, Doctor Esquizofrenstein) dijo:

Juajuajuajuajuajua; nada de clarividente, señor, sucede nada más que hace un buen tiempo leí en su flog _ o en el fló de un favorito suyo, no recuerdo bien _ un comentario de vuesa merced en donde expresaba la idea general de su novela; comentario que, si mi memoria no me falla, mencionaba palabras como "adolescentes", "cazafantasmas" y "época victoriana".

Entonces me puse a especulaggggggggg...


Y nada de gran artista. Adjetivos de ese tipo se lo dejo a los críticos europeos al momento de estudiar mi obra, XDDDD. Mi meta es ser un artesano pulpero ávido de éxitos comerciales...

miquel zueras dijo...

Hola, Wolfville. Tiene usted un blog excelente, maravilloso. Pienso seguirlo de cerca desde ahora mismo. Saludos vampíricos. Borgo.

El Abuelito dijo...

... esto... ¿no tendrá usted copia de la película de Reginald Owen, verdad? Como veo que tuvo edición castellana... Sáuqeme de esta duda, por el amor de dios...