11 feb. 2010

PYTHONISMO PARA LAS MASAS


El sábado pasado hice otro viaje relámpago a los madriles para ver la versión teatral (en español evidentemente) de "Los Caballeros de la Mesa Cuadrada", obra maestra de los Monty Python, que uno de los cuales -el gran Eric Idle, concretamente- ha transformado en un musical de Broadway, donde lleva ya bastante tiempo arrasando.

De nombre "Spamalot", la obra adapta de forma más o menos coherente la ¿trama? del delirio cinematográfico de los Python -la búsqueda del Santo Grial más absurda jamás rodada-, añadiendo múltiples guiños al mundillo de los musicales americanos y con un despliegue técnico y actoral de muchos quilates. Si en América teníamos, entre otros, a Tim Curry como Rey Arturo , en España se han currado un casting con nombres menos conocidos pero igual de lujosos en calidad. Los números musicales de masas, los decorados, la música... todo esta cuidado al detalle. Se nota que El Tricicle, directores de esta versión española, se han esmerado en ofrecer un espectaculo casi calcado al original, con un traducción aceptable -en la que han metido cantidad de españolismos, como es típico en estos casos- y una fluida puesta en escena. Del aspecto técnico y artístico de la versión española solo puedo hablar bien, así que toca la reseña de la obra en sí en la que Tricicle & Co. no han tenido nada que ver, evidentemente, y que tiene algunos puntos criticables.

O no, vaya. Yo es que soy un pejigueras y siempre me estoy quejando, pero es que me da la impresión que a la hora de trasladar un universo tan surrealista como el de los Monty Python al teatro, se ha perdido bastante de la frescura y el mordiente del original. Aqui hay chistes guarros -menos mal- y algo de absurdo -que duda cabe-, pero el humor terrorista de los Python se suaviza hasta convertirse en un vodevil divertido para todos los públicos. Las partes más descacharrantes y de más mala leche del film son obviadas (la discusión sobre si quemar a la bruja o no, la estancia de Sir Gallahad el Puro en el castillo de las lúbricas doncellas, la mítica escena final en el puente de las tres preguntas) y las que sobreviven se alargan para añadir más detalles "cabareteros" que a veces pierden coherencia: como en la estancia en Camelot, la búsqueda del Grial que a mitad de la trama se olvida porque la misión ahora es montar un musical, la aparición de La Dama del Lago como interés romántico del rey Arturo. Y por supuesto la inclusión del mítico temazo "Always Look On The Bhright Side Of Life", original de "La Vida de Brian" y que aquí se incluye con calzador. Esta claro que es una de las canciones más conocidas de los Monty Python -y también dudo que alguien haga jamás un musical sobre la polémica "...Brian"-, pero sigo pensando que añadirla a "Spamalot" es otra concesión al populismo.

Conste que algunas de esas variaciones dan lugar a momentos muy divertidos. Genial la canción de Sir Robin en la que intenta explicar al Rey Arturo que nunca podrán triunfar en Broadway si no cuentan con judíos -haciendo coña con el dato auténtico de que un porcentaje bastante alto del "entertainment" americano esta controlado por ellos- o el impagable "Lamento de la Diva" en el que La Dama del Lago se queja de que su papel ha quedado olvidado y que lleva varios actos sin aparecer. Otras aportacions son bastante cursis y olvidables, como el tema "Busca tu Grial"-que no desentonaría en la película más cutre de Disney-, o el momento en el que Arturo se queja de su soledad. Pero es que, aparte de las novedades, es cierto que la calidad de adaptación de los verdaderos episodios del film fluctúa en su calidad. El combate entre Arturo y el Caballero que pierde sus miembros en combate, o la discusión sobre los cocos y las golondrinas e incluso el básico enfrentamiento entre los Britanos y los Franceses estan bastante conseguidos. No ocurre asi con otros momentos impagables en cine, como el ataque de Lancelot al rescate de la "dama" del castillo o el inolvidable ataque del conejo asesino, que parecen más rutinarios y hasta aburridos.

Dulcinéa Juarez se marca un "Lamento de la Diva" antológico. Si en la versión original, La Dama del Lago decía en su desesperación que a veces la sustituían por Britney Spears, en la española se queja de que podrían cambiarla por "...una de O.T."

Pero a pesar de todo esto, el musical sigue siendo un disfrute. Y esta claro que todo movimiento para reivindicar a los imprescindibles Python será siempre bienvenido, sea más o menos accesible. Quizás cualquiera que ignore toda la gloria de estos genios y vea el musical, decida después investigar de que iba toda esta movida y los descubra.

------------------

Y hablando de los Monty, hoy he conseguido al fin la edición 30 aniversario de "La Vida de Brian" -con documentales, escenas eliminadas y demás-. Tras verla en la sección de DVD´s de The English Cut me fuí a la FNAC (tienda a la que, por cierto, hacen un guiño en "Spamalot"), porque allí me hacen descuento por ser socio. Descuento mínimo, pero bienvenido. Cuando le pregunté a la amable muchacha de los "deuvedeses" por la peli, me dijo que la del 30 aniversario la iban a publicar este verano, pero que al final se suspendió el tema y no salió esa edición. Así que regresé a The English Cut, a comprarme el DVD que se supone que no había salido y reflexionando sobre la habitual fama de los dependientes de la FNAC, que en teoría son gente que esta más que informada sobre las cosas que venden.

4 comentarios:

Kike dijo...

A mi esos cambios que mencionas me parecieron CRIMINALES. Francamente, odié la obra. Me parece una estupidación en toda regla de un clasicazo del humor.

Bea Cepeda dijo...

Me encantaría ver ese musical, ojalá hagan gira por España, y si no, habrá que acercarse a Madrid.

Spiderignacio dijo...

Manda cojones lo de la Fnac. Aunque Kike no este de acuerdo, la puesta en escena parece molona.

Y yo que se, los Monthy Pythons quizá tengan un humor un poco absurdo y poco accesible para el español medio, y este musical sea un término medio para acercar posturas.

Eso si, cuando me lo dijiste... me pareció complicado llevar a un escenario algunos de los mejores momentos de Los caballeros de la mesa cuadrada... pero si tu dices que mola, pos le daremos una oportunidad si vienen pa Málaga la bombonera.

Por cierto, me he bajao el principio del Dr. Who. El nota es clavao a Grant Morrison y la serie promete.

ginger dijo...

coincido bastante con tu crítica. todo el mundo sale encantado con el "busca el lado bueno de vivir" y yo no soporto que lo hayan metido allí. por cierto, sí existe un musical de "la vida de brian". concretamente es un oratorio que han escrito eric idle y john du prez titulado "not the messiah (he's a very naughty boy)"