21 dic. 2009

LOS AVATARES DE LA TÉCNICA


Aunque todos sabemos que un "Ávatar" además de una serie mangaka adaptada por Shyamalan es el nombre genérico de la lamentable foto que solemos poner en la ventanita del messenger, nuestro adorado James Cameron nos ha regalado un nuevo significado para tan poético nombre. Una película con una revolucionaria técnica en 3D que se ha tirado realizando unos ochenta años más o menos, a lo que yo me pregunto: ¿Hacía falta tanta monserga para contarnos la misma sosa historia de amor con ecos de "Titanic", "Pocahontas", "La Selva Esmeralda" y hasta "Ferngully"? Pues a lo mejor sí, porque si no nadie se tragaría tanto esteticismo barato, espectácular pero también nada original, o la suprema reunión de topicazos "pulp" mal entendidos -porque que yo recuerde el "pulp" era diversión y no guías turísticas por mundos fantásticos llenas de puntos muertos y algún toque de sopor- y a unos actores sosos cuyas versiones digitales tienen más expresividad que las suyas propias.

¡Y ESE GUIÓN! Un libreto con algunos diálogos lamentables, argumento de primero de básica y escenas que a veces llegan al sonrojo. ¿Infantil? En una época en la que las historias de Harry potter tienen cada vez más sangre y emparejamientos, dudo que un infante se identifique lo más mínimo con este espectáculo parco en emoción y con una historia de amor cuasi monacal. ¿Las fans ñoñas de Titanic? A lo mejor, pero la verdad es que sentimentalmente ofrece tan poca chicha que ni eso. Todo lo que ví me pareció un anuncio de tres horas de alguna atracción en un parque temático de realidad virtual o la intro excesivamente alargada de un videojuego. E insisto en que el espectáculo es apabullante -las escenas de los bicharracos volantes son geniales-, pero será que me estoy volviendo un viejo carcamal sin sentido de la maravilla, porque si la historia no tiene algo de emoción o un mínimo de inteligencia me quedo dormido. En fin, si la cosa sigue así, creo que voy a tener que borrar lo de "adorado" James Cameron. Y si solo fuera eso. Igual hasta podríamos haber perdido para siempre a uno de los directores de acción más molones de la historia, que parece que se va a dedicar ya toda la vida a realizar guiones y movimientos de cámara en piloto automático, documentales sobre nuevas tecnologías y a cobrar de las rentas. ¿Estamos ante el nuevo George Lucas? El tiempo lo dirá.

5 comentarios:

Kike dijo...

Pues sí, la verdad. Pues sí.

El Abuelito dijo...

..."si la historia no tiene algo de emoción o un mínimo de inteligencia me quedo dormido": por eso comprenderá usted que no pueda yo, tan viejo, asistir al cine por la noche.
..."el "pulp" era diversión y no guías turísticas por mundos fantásticos llenas de puntos muertos y algún toque de sopor": demasiadas veces se toma en vano el nombre de pulp, la mayor parte por quienes no han visto -no digamos leído- ni uno en su vida...

Spiderignacio dijo...

Ya te he agregado y leido la crítica de Avatar. Voy a leerme lo que has puesto del Parnaso, a ver si así entiendo mejor la gracia de la película, porque en su día no me llegó mucho.

Luego le exaré un ojo al Blog del abuelito, que entre la foto y el texto prometen.

Sobre el Cameron, el tiempo dirá... aunque me parece bien que intenten marcarse nuevas metas en el cine, aunque no se alcancen del todo; nunca he defendido que la historia sea una genialidad.

Echandole un ojo a la Wikipedia, he notado que Cameron normalmente siempre ha tenido Co-guionistas en sus películas más molonas, vease Terminator: Harlan Ellison y Gale Anne Hurd; o Terminator 2 William Wisher Jr. En Aliens pasa lo mismos, con David Giler y un tal Walter Hill echándole una mano al guión.

No digo que Camerón haya sido siempre un patata con sus guiones, pero Titanic fue la primera peli que guionizó solo y le dieron 11 Oscars, entiendo un poco que se le subieran los humos y decidiera que sin ayuda podría salirle mejor la jugada.

Espero que sus próximos proyectos tengan la misma profundidad argumental que sus 3D. Pero no desmerezco el esfuerzo que se ha tomado por intentar revolucionar otros aspectos de la experiencia audiovisual, que representa el cine. Y tras esto, solo me queda decir:

COoooooooooooooooooooooops

Bea dijo...

Afortunadamente... o quizá no, yo me llevé del cine exactamente lo que esperaba: unos efectos alucinantes y una historia que da risa... pero es que la película es impresionante en cuanto a la técnica. Aunque claro, es un coñazo de los buenos. Así que no sé cómo calificar a esta película, si como una buena peli o como una mala peli, porque lo bueno es cojonudo y lo malo... he visto cosas peores.

Dani dijo...

Si, señor Wolfville, creo que hemos perdido a Cameron...para siempre.Adios a aquel cine bañado en azul acero, aquella tecnologia que solo un loco podia soñar, y aquellos villanos únicos.
Ya decia yo que Titanic era un mal presagio.James se ha anclado en las aguas de la comercialidad y de ahi no lo vas a sacar.
Avatar?Me parece un regreso al cine como espectaculo puro y vacio, sin alma.Como aquella filmacion del tren de principios de siglo.Argumento=0,originalidad=0.Tan solo se busca sacudir al espectador.
Lo unico que me gusto fue que la gente aplaudió al final.Un poco de entusiasmo hoy en dia se agradece.
Un saludazo y felicidades por un blog tan completo y bien escrito.Gracias por visitar BlogCaspa!!