29 dic. 2009

LA CASA DE WRIGHTSON


Alegrías que nos dan las editoriales de cuando en cuando. Planeta publicó el mes pasado un album recopilatorio con el trabajo del inconmensurable Berni Wrightson en el clásico del terror de DC, "House Of Mistery". Wrightson -quizás mi dibujante favorito de todos los tiempos junto a Kirby, Adams, Mignola, Buscema y algún otro que se me olvida-, comenzó a destacar precisamente en esta revista de horror setentero deudora de la EC Comics y el libro que han editado con todos sus relatos y portadas es un disfrute total. Ahi es nada redescubrir historias que leí con menos de 15 años en aquellos "Dossieres Negros" y "Creepys" que devoraba aquellos sábados por la tarde, junto a ingentes cantidades de nocilla mientras esperaba la siguiente película de los Hermanos Marx.

Pero aparte de las nostalgias ochenteras (¿alguien podría explicarme porqué el cine clásico en la tele hoy en día se aparece todavía menos que el Monstruo del Lago Ness?) resulta increible leer el volumen y darte cuenta de que muchas de las historias estaban enterradas en algún ataúd lleno de telarañas de tu mente. Pueden hacer más de veinte años desde que las leí, pero me sabía cada siguiente viñeta, cada réplica y cada expresión de horror de algunos rostros. Estuvieron dormidos cual Chtulhu en su islita y bastó con despegar las tapas del volumen para que resucitaran en mi mente como el típico zombie-writghson o el inevitable fantasmón en busca de venganza que en su día provocó escalofríos de miedo y placer a la vez. Solo los auténticos artistas del horror -y en esto incluyo también a los escritores más míticos- pueden lograr esta sensación tan devastadora como un tsunami en el ánimo del verdadero fan y del lector ocasional al mismo tiempo. Trazos asfixiantes y retorcidos, feístas y estéticos a la vez. Una sinfonía de horrores que consta de deliciosas melodías combinadas con rotundos acordes que ponen los pelos de punta. Por todo esto -y también por esa foto de él mismo que hay por ahí vestido con ropas del siglo XIX-, Berni sigue siendo el más grande.

Por una de estas felices ocasiones en que los Planetas (De Agostini) se alinéan -y demás juegos de palabras igual de malos-, resulta que este mes Planeta también comienza a publicar una selección de la mítica "Creepy" que, imaginamos, recopilará muchas de esas otras historias que tanto nos agitaron, asustaron y divirtieron.
Todo lo contrario que "Dejame Entrar", no se si vísteis aquella publicidad del DVD de esta peli que pusieron hace unos meses en las paradas de autobuses. Según la crítica, extraída de "El Mundo", "Dejame Entrar" es la película del año porque "Agita, Asusta y Divierte". Y aunque la peli no esta mal, sinceramente... ni agita, ni asusta, ni divierte. Para que luego digan de la publicidad engañosa. Y si este último desbarre os parece fuera de lugar con el resto de la entrada, me temo que se debe a mi anárquica forma de expresión. Habrá que acostumbrarse.

No hay comentarios: