28 oct. 2009

"THINNER" De Tom Holland y "CARRIE" De David Carson


Programa doble de adaptaciones de Stephen King con un divertido y olvidado film de primeros de los 90 y una decepcionante versión moderna de su clasicazo "Carrie". En cuanto a la adaptación fílmica de "Maleficio", Holland pergueñó este simpático telefilm lleno de momentos definitivamente"camp" y algún buen momento de mala uva. Siguiendo el libro original, el obeso abogado protagonista atropella a una anciana mientras su mujer practica sexo oral con él en su coche. La venganza de la familia gitana de la fallecida será terrible, echándole una maldición que le hará bajar de peso a velocidad de vértigo dando lugar a una trama muy Richard Matheson. Al principio el adelgazamiento es, por supuesto, bien recibido, pero pronto los devastadores efectos de la falta de grasa llevaran al borde de la muerte a nuestro protagonista, que tendrá que asociarse con un mafioso (interpretado por un Joe Mantegna que se lo pasa bomba) si quiere encontrar a la familia de gitanos y detener la dañina maldición. Holland fue un especialista en horror para todos los públicos a finales de los 80 y primeros de los 90 (suya es la primera parte del muy entrañable "Muñeco Diabólico") y aqui factura un típico entretenimiento ochentero con base terrorífica que desde luego no pasará a la historia de las adaptaciones de King, pero que asegura algunas risas y hace pasar un buen rato.

En cuanto a la versión telefilmesca de "Carrie" rodada en 2002 supuso para mi, como dijimos, una decepción mayúscula. Dos horas y veinte en la que es imposible identificarse con ningún personaje -incluida la titular-, con un desarrollo de ritmo cambiante y que cae a ratos en el aburrimiento, y con unos efectos especiales de cinexin que dañan la vista. La que debería haber sido la versión canónica del primer libro de King (incluye un par de importantes escenas que no se vieron en la clásica versión de Brian de Palma, como la lluvia de piedras que Carrie provocó en su infancia) se vuelve una sosísima adaptación de la que solo se puede destacar la interpretación de una actriz, Angela Bettis, musa de los "nerds", nacida para el papel y que es, a pesar de eso, horrorosamente dirigida, hasta el punto de que su personaje casi cuenta tan poco como el resto de figurines que poblan el telefilm. Para colmo, la idea era comenzar una serie del que esta peli sería el piloto, por lo que el final y el mensaje de la obra son miserablemente cambiados por un desenlace tan aburrido como el resto. Realmente muy mal.

No hay comentarios: