23 oct. 2009

"MILLENIUM 2: LA CHICA QUE SOÑABA CON UNA CERILLA Y UN BIDÓN DE GASOLINA" De Daniel Alfredson


La verdad es que soy uno de los que cayó ante los encantos del primer libro de la multipublicitada saga Millenium, "Los Hombres Que no Amaban a Las Mujeres". La intriga que contaba me traía agradables ecos de Elizabeth George, la inevitable Agatha Christie e incluso de Conan Doyle. O sea, algo de novela negra clásica en lugar del a veces demasiado estoico Inspector Wallander. Sin embargo Stieg Larsson participaba de esa frialdad sueca en la exposición de historias y aun así sus libros se leen como se bebe agua. La adaptación correspondiente del primer libro también me gustó mucho, porque condensaba la complicada historia en dos horas y pico que se pasaban rápido y además cuenta con la Lisbeth Salander definitiva, la actriz Noomi Rapace.

El segundo libro, a pesar de ser igual de entretenido, me encandiló bastante menos. La intriga detectivesca pasaba a una especie de serie negra estrambótica y culebrónica con ecos incluso del género superheroíco (porque Lisbeth casi parece sobrehumana, o un personaje indestructible de Sin City) y mucha menos gracia. Y con este escaso material un director como Daniel Alfredson no sabe engarzar una historia divertida ni emocionante, resultando una aburrida y sosísima adaptación que a ratos puede provocar un bostezo involuntario. Los actores siguen estando muy bien, pero es lo único que puedo destacar de un film alimenticio hecho para explotar el filón de la multimillonaria saga. No me daba esa impresión tan descarada en la primera parte, quizás porque el director de aquella (Niels Arden Oplev) tenía mejor pulso e ideas para manejar la trama. Perdiéndose todo estilo no queda sino ver el film casi en piloto automático y esperar su conclusión. Hablando de conclusiones... en breve me pondré a leer la tercera y última novela de la trilogía y esperaremos su posterior adaptación.