8 oct. 2009

DOS CUENTOS DEL "PADRE BROWN" DE CHESTERTON


Seguimos leyendo a marchas forzadas (y poquito a poquito) la totalidad de los relatos que G.K. Chesterton le dedicó al Padre Brown. En esta sesión han caido dos:

-"El Milagro de la Media Luna". Una especie de "Whodunit" desviado en el que como siempre nuestro bajito y afable sacerdote protagonista tiene que encarar un misterio que casi parece sobrenatural. Un ricachón se encierra en su despacho de donde no se le ve salir y sin embargo aparece ahorcado en un árbol de su jardín, el cual queda unos metros más alla de la ventana de su estudio. El como llegó ahí y la verdadera naturaleza del caso serán desarrolladas con la habitual ironía y mala baba de Chesterton (incluyendo el inevitable reparto de personajes bizarros, que le permiten al autor cachondearse bastante de las religiones alternativas entre otras cosas). Al final lo importante no es quien es el culpable, sino la injusticia que se esconde tras el crimen.

-"La Maldición de la Cruz Dorada". Otra delicia que comienza en un barco lleno de pasajeros sospechosos al más puro estilo Agatha Christie y que termina en una tumba abierta con un cadáver incorrupto. Maldiciones arqueológicas, humor negro y sorpresas constantes son la salsa que usa Chesterton para, como siempre, divertirnos y dejarnos con la boca abierta. Una leyenda concerniente a la desgracia que diferentes personas han experimentado al tocar una cruz de hierro maldita nos proponen un trasfondo de misterio arqueológico que entronca con la literatura popular de primeros del XIX -y que para un fanático de la misma como el que suscribe viene que ni pintado. En definitiva, otro cuento terriblemente disfrutable y que nos sigue haciendo preguntar cual era el secreto del autor londinense para escribir tantas y tantas obras y que todas fueran impecables.

No hay comentarios: